New York Fashion Week S/S 2014: Tadashi Shoji

collage

“No tienes que usar grandes hombreras y trajes oscuros para ser una mujer poderosa,” dijo Tadashi Shoji antes de mostrar su línea de primavera, titulado dulce liberación. Para ilustrar la noción, Shoji entregada una colección de vestidos delicados y se separa de encaje y organza en satín — pero no exactamente pastel — dulces de colores. Shoji tiene una forma con proporción, y dio su ropa clásico una modernidad muy necesaria. Una camiseta de encaje marfil — emparejado con shorts negros grifo — se benefició de una espalda Viking. Un vestido de organza de seda cuadros té tiene una cadera actualización capa debajo de una tapa de cultivo. Y un número simple neopreno desnuda con recubrimiento del cordón parecía más estructurado por costura fuerte y una falda poco aseada. El diseñador es conocido por sus trajes de noche, y mientras un montón de mano-rebordeando incorporó en esas miradas, la colección fue todavía mucho acerca de los colores. El uso generoso de Shoji de superposiciones significaba que tampoco las sombras fueron demasiado saturada, o demasiado cobarde. (Los estilos de rubor rosado en particular fueron expulsados a un nivel superior mediante el uso de tul bordado negro.) Si hubo un error, fue el uso de flecos de pluma debajo de una tapa de cultivo. Liberado o no, nadie quiere ver rellenos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“You don’t have to wear big shoulder pads and dark suits to be a powerful woman,” said Tadashi Shojibefore showing his Spring lineup, entitled Sweet Liberation. To illustrate the notion, Shoji delivered a collection of delicate dresses and separates made of lace and organza in frosted—but not exactly pastel—candy colors. Shoji has a way with proportion, and it gave his classically styled clothes a much needed modernity. An ivory lace tee—paired with black tap shorts—benefited from a swingy back. A plaid silk organza tea dress got a hip upgrade layered under a crop top. And a simple nude neoprene number with lace overlay looked more structured because of strong seaming and a neat little peplum. The designer is best known for his eveningwear, and while he incorporated plenty of hand-beading into those looks, the collection was still very much about the colors. Shoji’s generous use of overlays meant the shades weren’t too saturated, or too wimpy either. (The blush pink styles in particular were kicked up a notch by the use of black embroidered tulle.) If there was a misstep, it was the use of feather fringe underneath a crop top. Liberated or not, no one wants to look stuffed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s