New York Fashion Week S/S 2014: Kenneth Cole Collection

collageTienes que darle crédito Kenneth Cole. Desde su lanzamiento, su línea de high-end Colección ha sido una plataforma para una determinada marca de estilo de la ciudad de Nueva York — esa mirada centrada en negro, duro-pero a medida que ha hecho mucho para el uniforme del medio al bajo Manhattan. Para esta excursión de colección, sin embargo, Cole y su director creativo, Kobi Halperin, aprovecharon la oportunidad para mirar más lejos y rendir homenaje a otro tipo de estilo neoyorquino. Harlem Chic era término de la marca del arte para la mirada, que pone énfasis en proporciones oversize, hip-hop y malla inspirados en deportes boxeo pantalones cortos y pantalones de chándal. La apropiación fue respetuosa, si un poco caricaturesco; dicho esto, lo mismo podría decirse de decenas, si no cientos, de los créditos del estético punk de diseñadores de moda. En cualquier caso, muchos de estas piezas tenían apelación, como pantalones de pista de la mujer, hecho en Crepé o serpiente de agua o telar jacquar o el traje naranja baloncesto que se muestra para los hombres. Pero Halperin extendía a veces credulidad cuando calificó un guardarropa de trabajo apropiada, que después de todo, es la especialidad de Kenneth Cole colección de ropa. Otra advertencia fue la paleta: la combinación de la blanco, negro, amarillo ácido y absenta verde salió un poco estridente, francamente. Con todo, sin embargo, esto había hecho una interesante y tal vez incluso riesgos esfuerzo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

You’ve got to give Kenneth Cole credit. Since its launch, his higher-end Collection line has been a platform for a certain brand of New York City style—that tough-but-tailored, black-centric look that has long made for the uniform of mid to lower Manhattan. For this Collection outing, however, Cole and his creative director, Kobi Halperin, took the opportunity to look further afield and pay homage to another kind of New York style. Harlem Chic was the brand’s term of art for the look here, which emphasized oversize, hip-hop proportions and sports-inspired mesh boxing shorts and tracksuit bottoms. The appropriation was respectful, if a bit cartoonish; that said, the same could be said of dozens, if not hundreds, of appropriations of the punk aesthetic by fashion designers. At any rate, plenty of these pieces had appeal, like the women’s track pants, done in crepe or water snake or jacquard, or the basketball-orange suit shown for men. But Halperin sometimes stretched credulity when he described these clothes as a work-appropriate wardrobe, which is, after all, the Kenneth Cole Collection stock-in-trade. Another caveat was the palette: The combination of the white, black, acid yellow, and absinthe green came off a bit strident, frankly. All in all, though, this made for an interesting and perhaps even risk-taking effort.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s