New York Fashion Week S/S 2014: Louise Goldin

collageColecciones de Louise Goldin han ido ganando en foco puesto que ella relanzó su marca hace un año. Esta temporada fue la más fuerte aún: Goldin desplegó sus tejidos técnicos firma para contar una historia muy coherente, una inspirada, como lo puso, “veranos con [su] esposo.” En la práctica, eso significaba un mash-up de ideas inspiradas en festivales como el Coachella (obras de esposo de Goldin en la industria musical) y otros tomados de tenis.
La influencia de este última fue evidente en una variedad de miradas blancos crujientes que hace referencia vintage tenis-kit y moderno, y gráfico teje conjurar la web de caras de raqueta de tenis y canchas de rejilla verde.Todo esto era accesible alegremente, con camisas de algodón para particular destacan los tejidos de hilo. Pero el aspecto más intrigante en la pasarela hoy pudo haber sido inspirados musicalmente los. Entre éstos, Goldin traída un particular sentido de la invención de un par de tejidos estampados abstractamente vestidos basado en fotografías pixeladas de Coachella. El punto sí mismo era capa palimpsesto-estilo, para que las piezas del patrón abajo rompieron con el patrón en la parte superior y los vestidos sinuosamente se envuelve el cuerpo en una puntada aparentemente intacta. Ese tipo de innovación es una marca registrada de Goldin, por supuesto, pero esta temporada, trabajando con referencias íntimas, ella por fin parecían estar innovando para expresar algo sincero y directo, en lugar de hacer el proceso del punto principal. Arte es buena; el amor es mejor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Louise Goldin‘s collections have been gaining in focus since she relaunched her label a year ago. This season was her strongest yet: Goldin deployed her signature technical knits to tell a very coherent story, one inspired by, as she put it, “summers with [her] husband.” In practice, that meant a mash-up of ideas inspired by festivals such as Coachella (Goldin’s husband works in the music industry) and others taken from tennis. The latter influence was apparent in an array of crisp white looks that referenced tennis-kit vintage and modern, and graphic knits conjuring the web of tennis racket faces and green grid courts.

All of this was cheerfully accessible, with the piped knits and cotton shirting making for particular standouts. But the most intriguing looks on the catwalk today may have been the musically inspired ones. Among these, Goldin brought a particularly keen sense of invention to a couple of abstractly patterned knit dresses based on pixelated photographs from Coachella. The knit itself was layered palimpsest-style, so that parts of the pattern below broke through the pattern on top, and the dresses themselves wrapped sinuously around the body in a seemingly unbroken stitch. That kind of innovation is a Goldin trademark, of course, but this season, working off intimate references, she at last seemed to be innovating in order to express something direct and heartfelt, rather than making the process the main point. Craft is good; love is better.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s