New York Fashion Week S/S 2014: Trina Turk (LookBook)

collage

Trina Turk, angelino, vistió su chica para un viaje por carretera hasta la costa del Pacífico para la primavera. Ella trajo sus trajes de baño (“Dado que va a necesitar su bikini si vas en coche hasta la costa del Pacífico,” Turk nivelado, backstage antes de su presentación) y ella la presentó a su hombre, también conocido como el Sr. Turk, la línea masculina de la etiqueta. Antes de continuar, vamos a tomar un momento para apreciar el Sr. Turk: Se necesita un hombre de confianza para que coincida con la chaqueta de sus pantalones cortos, especialmente cuando ambos están cubiertos en un arco iris de flores ácido Warholian. Agregar las flores de los pantalones acampanados, zuecos gruesos, y otras impresiones trippy que se ofrecen y que tienes un viaje por carretera se dirigió de nuevo a los años setenta. Mientras estamos haciendo ese desvío, puede ser que también paran en Palm Springs, no habría mejor lugar para maravillosos pantalones palazzo de la colección y su adecuación bandeau (ella) y traje de lino a cuadros (él). Un vestido de crepe largo de chartreuse, por otro lado, podría ser usado casi en cualquier lugar en el día de hoy, sino que conecta en la parte posterior con dos correas delicadas y era simplemente precioso. Si había un déficit de piezas que se sentían nuevo, hubo un exceso de alegría y buen humor ingredientes esenciales en cualquier tipo de vacaciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trina Turk, Angeleno, dressed her girl for a road trip up the Pacific Coast Highway for Spring. She brought her bathing suits (“Because you will need your bikini if you’re driving up the Pacific Coast Highway,” Turk leveled, backstage before her presentation) and she brought her man, a.k.a. Mr. Turk, the label’s menswear line. Before we continue, let’s take a moment to appreciate Mr. Turk: It takes a confident man to match his blazer to his board shorts, especially when both are covered in an acid rainbow of Warholian flowers. Add those flowers to the bell-bottoms, chunky clogs, and other trippy prints on offer and you’ve got a road trip headed back to the seventies. As long as we’re making that detour, might as well stop in Palm Springs; there’d be no better place for the collection’s groovy palazzo pants and matching bandeau (her) and plaid linen suit (him). A long crepe dress in chartreuse, on the other hand, could be worn pretty much anywhere in the present day; it connected in the back with two delicate straps and was simply lovely. If there was a deficit of pieces that felt new, there was a surfeit of gaiety and good humor—essential ingredients in any vacation.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s