London Fashion Week S/S 2014: Eudon Choi

collage

Palabra en la calle de Londres fue hoy que Eudon Choi tuvo una referencia bastante bizantino establecido en esta temporada, algo sobre una princesa coreana casada sin amor con un rey japonés. O viceversa? De todos modos, a veces trasfondo es irrelevante. Cualquier historia de fondo era que consiguió Choi para producir esta colección, funcionó. Este fue, con mucho, su salida más completo aún. Había un sentido de especificidad de estas miradas, desde el vestido asimétrico espectáculo de apertura a partir de perplejidad-juntos los pedazos de telas para camisas de los hombres, a la askewness despreocupada del lado de cintura vestidos y tops de punto de Choi, el volumen controlado aún expansiva de un palabra de honor vestido de algodón blanco. Choi refinó sus piezas, pero no lo hizo demasiado alboroto ellos. Los elementos más fuertes aquí tienden a ser los que erraron hacia una influencia masculina: las piezas para camisas y pantalones y batas loungewear pijama de estilo. (Dicho sea de paso, a propósito de esta última:?. ¿Es posible que la gente de moda se han enamorado de vestir pijama porque todos estamos agotados total y absolutamente Simplemente decir) aquí y en otros lugares, la sencillez reina. Y mira destacado de la colección es la más simple, o lo aparentemente simple, de todo: un par de pantalones cortos de una línea de color rosa pálido combinados con una camiseta a juego con la cortina hacia atrás seductora. Eso es todo lo que se necesita a veces. Una buena mirada trabaja para una princesa coreana, o uno japonés. O quien sea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Word on the street in London today was that Eudon Choi had a fairly byzantine reference set this season—something about a Korean princess married lovelessly to a Japanese king. Or vice versa? Anyway, sometimes backstory is irrelevant. Whatever backstory it was that got Choi to produce this collection, it worked. This was by far his most accomplished outing yet. There was a sense of specificity to these looks, from the show-opening asymmetric dress made from puzzled-together pieces of men’s shirting fabrics, to the insouciant askewness of Choi’s side-slung knit dresses and tops, to the controlled yet expansive volume of a strapless white cotton frock. Choi refined his pieces, but he didn’t over-fuss them. The strongest items here tended to be the ones that erred toward a menswear influence: the shirting pieces and loungewear-style pajama pants and robes. (As an aside, apropos of the latter: Is it possible that fashion people have fallen in love with pajama dressing because we are all totally and utterly exhausted? Just saying.) Here and elsewhere, simplicity reigned. And the collection’s standout look was the simplest, or the seemingly simplest, of all: a pair of pale pink A-line shorts paired with a matching T-shirt with an alluring backward drape. That’s all it takes sometimes. A good look works for a Korean princess, or a Japanese one. Or whomever.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s