New York Fashion Week S/S 2014: Diesel Black Gold

collage

No hay depresión segundo por Andreas Melbostad atDiesel oro negro hoy. El nivel de energía era alto dentro Vanderbilt Hall del Grand Central, y la ropa tenía un factor cool que está registrando. En febrero, Melbostad estableció un aspecto estructurado, cuerpo-con. Dril de algodón y cuero siguen siendo los pilares de la etiqueta; Eso no cambiará. Pero para la primavera, los jeans tienen un ajuste más generoso (slouchy en las caderas, con los puños rodados profundos en el tobillo y raer estratégica aquí y allá), y Melbostad cortar sus chaquetas de cuero de la motocicleta en bebé y hielo azul rosado. Buena evolución, ambos. Melbostad me gustó la idea de una “fragilidad valiente” y tocó los códigos de marca contra más delicadas piezas, como el algodón ojete vestidos con pañuelo dobladillos y camisolas cortan de seda vaporosa en pasteles atenuados. Recogiendo donde dejó caída puso los ojales en los dobladillos de las minifaldas y las mangas de una chaqueta de cuero y, esa mirada dando un paso adelante, decoró diversión vestiditos con brillantes discos espejados en patrones geométricos. Estas dieron fuera sólo un tufillo de un ambiente bohemio, pero no lo suficiente para ahuyentar al cliente oro negro resistente y elegante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No sophomore slump for Andreas Melbostad at Diesel Black Gold today. The energy level was high inside Grand Central’s Vanderbilt Hall, and the clothes had a cool factor that’s registering. Back in February, Melbostad established a structured, body-con look. Denim and leather remain the building blocks of the label; that’s not changing. But for Spring, the jeans have a more generous fit (slouchy at the hips, with deep rolled cuffs at the ankle and strategic fraying here and there), and Melbostad cut his leather motorcycle jackets in icy blue and baby pink. Nice developments, both. Melbostad liked the notion of a “courageous fragility,” and he played the brand codes against more delicate pieces, like cotton eyelet dresses with handkerchief hems and camisoles cut from gauzy silk in grayed-out pastels. Picking up where Fall left off, he put grommets on the hems of miniskirts and the sleeves of a leather jacket, and, taking that look a step forward, he decorated fun little dresses with shiny mirrored disks in geometric patterns. These gave off just a whiff of a bohemian vibe, but not enough to scare away the tough-chic Black Gold customer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s