New York Fashion Week S/S 2014: Douglas Hannant

collage

Douglas Hannant viajó a Gran Canaria, una de las Islas Canarias, el año pasado y quedó sorprendido con el paisaje. “Las dunas son como nada que haya visto”, dijo tras bambalinas antes de su show, explicando cómo la falta de vegetación permite que el viento crear patrones de belleza en la arena. Su paleta de primavera se llenó de colores de la isla — dorados rosas puesta de sol, arena, azul del mar — y la naturaleza mercurial de las dunas fue reflejada por el cambio de calidad de las telas ya que cambiaron de puesto y trasladado bajo pura capas de tul, encaje y gasa. Hubo un silencio a la ropa y una línea a lo largo de: vestidos de gala voluminoso ni el exceso de embellecido vestidos de cocteles. Uno de los más bonitos vestidos salió segundo. En Crepé de lana marfil, se había cubierto muy bien en toda la estructura del modelo y reveló un cuero delgado racer-back que se extendía hasta las caderas. Vestidos de tul fruncido unos sentía fuera de lugar — demasiado abiertamente pegajosa y con curvas en una colección que indicaban lo contrario en el cuerpo bajo. Había mucho que aquí, como si nada a volver loco por, pero fieles sofisticados de Hannat no será domados primavera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Douglas Hannant traveled to Gran Canaria, one of the Canary Islands, last year and was amazed by the landscape. “The dunes are like nothing I’ve ever seen,” he said backstage before his show, explaining how the lack of vegetation allows the wind to create beautiful patterns in the sand. His Spring palette was filled with island colors—sunset pinks, sand golds, sea blues—and the mercurial nature of the dunes was reflected by the changing quality of fabrics as they shifted and moved beneath sheer layers of tulle, lace, and chiffon. There was a quietness to the clothes and a lean line throughout: no voluminous gala gowns or over-embellished cocktail frocks. One of the prettiest dresses came out second. In ivory wool crepe, it draped nicely across the model’s frame and revealed a skinny leather racer-back that extended to the hips. A few ruched tulle dresses felt out of place—too overtly clingy and curvy in a collection that otherwise hinted at the body beneath. There was plenty to like here, if nothing to go crazy over, but Hannant’s sophisticated faithful won’t be stranded come spring.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s