New York Fashion Week S/S 2014: ICB

collage

Juvenil. Bright. Colorido. Feliz. Esas son todas las palabras Gurung Prabal utilizado para describir su colección de primavera para el ICB etiqueta contemporánea, y no estuvo mal. El punto de partida fue las esculturas de luz fluorescente del artista Dan Flavin. Gurung tuvo como objetivo capturar el espectro de colores girando fuera un arco iris de esculpido del hombro, vestidos de forma de caja y separa que parecía maldito fácil y divertido de usar.

El show comenzó con una serie de duras miradas blancas, que tenía la sensación de equipo de tenis sin ser demasiado literal. El número totalmente blanco final, un vestido de capullo, hizo alusión a lo que iba a venir con su verde cremallera expuesta suben por la espalda. A partir de ahí, Gurung trasladó a fucsia-la mejor pieza en ese conjunto era un abrigo A-line con un ala swingy espalda y luego a un verde césped, al que llamó Verdant. Ese pasaje incluye una chaqueta recortada cremallera delantera se combina con una cintura alta, pantalones vinculado ida: un nuevo tipo de juego.

Hubo momentos holográficas, también, que añade un elemento de los noventa-raver a la mezcla. Pero en lugar de utilizar piel holográfica que a menudo se ve “costumey”, como Gurung dijo, él imprimió metálicos iridiscentes en algodón: una lámina de plata se aplicó a un suéter de panal cosida, y un vestido de raglán manga se le dio un sello iridiscente.

Gurung terminó con una nota en colores pastel, ofreciendo vestidos de turno en la lavanda y la menta, adornado con su firma paillettes gráficos. Con esta colección, ICB finalmente podría ser una marca que puede valerse por sí misma, como Gurung quiere tan mal. Pero no se puede negar que todo se debía a él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Youthful. Bright. Colorful. Happy. Those are all words Prabal Gurung used to describe his Spring collection for the contemporary label ICB, and he wasn’t wrong. The starting point was the fluorescent light sculptures of the artist Dan Flavin. Gurung aimed to capture the color spectrum by turning out a rainbow of sculpted-shoulder, boxy dresses and separates that looked darn easy—and fun—to wear.

The show began with a series of stark white looks, which had the feeling of tennis gear without being too literal. The final all-white number, a cocoon dress, hinted at what was to come with its green exposed zipper going up the back. From there, Gurung moved on to fuchsia—the best piece in that set was an A-line coat with a swingy wing back—and then to a grassy green, which he called Verdant. That particular passage included a zip-front cropped jacket paired with a high-waisted, pegged-leg trouser: a new kind of suit.

There were holographic moments, too, which added a nineties-raver element to the mix. But instead of using holographic leather that often looks “costumey,” as Gurung put it, he printed iridescent metallics onto cotton: A silver foil was applied to a honeycomb-stitched sweater, and a raglan-sleeve dress was given an iridescent stamp.

Gurung ended on a pastel note, offering shift dresses in lavender and mint, embellished with his signature graphic paillettes. With this collection, ICB might finally be a brand that can stand on its own, as Gurung so badly wants. But there’s no denying that it’s all owed to him.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s