New York Fashion Week S/S 2014: Jeremy Scott

collage

El espectáculo comenzó con la señal de un disturbio de la técnico y el primer equipo, un juego abreviado — escritos de cuero, chaqueta de cuero chaqueta, emparejando botines de cuero — vino en la barra de color de banda de viejos patrones de prueba de televisión. No ajustar su televisor: Jeremy Scott está aquí para interrumpir su programación habitual de NYFW.

Pero como interrupciones, podría definir su reloj por Scott. La semana de la moda de todos los miércoles de Nueva York recibe esta intervención familiar. La multitud está confiablemente libra-por-libra representación más auténtica de la semana de la obsesión de la moda en la calle — versus obediencia hastiado, editorial. Y sabes que estar preparada para la espera interminable de la celebridad primera fila presentar finalmente en (esta vez, Nicki Minaj y un$ AP Rocky). Y entonces la colección. Los pertrechos — pelucas voluminoso de Eugene Souleiman, banda sonora de grupo de Michel Gaubert burbujeante con “Lollipop” y “de mi novio regreso”, sugirió el momento cuando la década de los cincuenta reunieron los sesenta. Pero la ropa ellos mismos era un clásico Scott.
Diseños de su corto, apretado y azucarados, raramente más floja que segunda piel y más tiempo del que apenas hay jugadas por ahora. A pesar de sus colaboradores cada vez más alto perfil, clave, entre ellos que su estilista a partir de la temporada pasada, Carlyne Cerf de Dudzeele, el diseñador parece immovably colocada en su propio idioma. No hay escasez de fans, como lo demuestran los ampliamente sus presentaciones, pero la regularidad de un reloj de te hace preguntarte por qué siente la necesidad de una demostración tan ampliamente. En cincuenta y cinco miradas, su actuación fue uno de los más largos de la semana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

The show began with the beep of a technical disturbance, and the first outfit, an abbreviated suit—leather briefs, leather cardigan jacket, matching leather booties—came in the color-bar stripe of old television test patterns. Do not adjust your set: Jeremy Scott is here to interrupt your regularly scheduled NYFW programming.

But as interruptions go, you could set your watch by Scott’s. Every Wednesday of New York fashion week receives this familiar intervention. The crowd is reliably pound-for-pound the week’s truest representation of on-the-street fashion obsession—versus jaded, editorial dutifulness. And you know to be prepared for the interminable wait for the celebrity front-row to finally file in (this time, Nicki Minaj and A$AP Rocky).

And then the collection. The accoutrements—Eugene Souleiman’s bouffant wigs, Michel Gaubert’s girl-group soundtrack bubbling over with “Lollipop” and “My Boyfriend’s Back”—suggested the moment when the fifties met the sixties. But the clothes themselves were vintage Scott. His short, tight, and sugary designs, rarely looser than second skin and longer than barely there, are playbook by now. Despite his increasingly high-profile collaborators, key among them his stylist as of last season, Carlyne Cerf de Dudzeele, the designer seems immovably settled into his own idiom. There’s no shortage of fans for it, as his presentations amply demonstrate, but the clockwork regularity of it makes you wonder why he feels a need to demonstrate it so amply. At fifty-five looks, his show was one of the longest of the week.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s