London Fashion Week S/S 2014: House Of Holland

collage

¿Una pasarela cubierta de nubes mullidas púrpuras con un imponente espejo forro — esto podría ser una referencia a púrpura bebió? Es un uso tan inventivo de jarabe para la tos, y Henry Holland como una referencia de drogas (recuerdan la temporada pasada?). Pero banda sonora de la noche de hip-hop perezoso, hilado-out vino no desde el sur de Estados Unidos sino de los Ángeles de la época de los años noventa y se evocan recuerdos adolescentes de Holanda. Esos recuerdos también informaron su decisión a la base de su más reciente colección de la casa de Holanda por versión de la película de Baz Luhrmann de Romeo Julieta. Hecho en 1996 cuando tenía 13 años Holanda, fue forraje principal para el cerebro adolescente sin fundir, romántico. “Es una carta de amor a esa película,” como Holanda se puso.

La única droga en oferta fue la de amor adolescente exceso hormonal.¿Holanda fusionarse aquí fueron una idea de las bandas chica chola con los chicos pugna de la película; él había investigado fotografía documental de estas chicas en los Angeles de los años noventa y quería la idea de reflejar la ciudad de México de hoy. No para estas chicas la Julieta papel — eran más los tipos de John Leguizamo como Tybalt. Incluso habían fileteado y pintado fundas de cuero; Esta vez las llaves y teléfonos se muestra en lugar de armas. La colección fue mejor en sus aspectos más difíciles: el uso de bruto chino para vestidos; un minivestido de béisbol superior; “el tejano mal”, como el diseñador ponerlo en recuadro azul claro con encaje, sino en las formas juvenil. También destacaron sus piezas “moña tóxicos”; eliminaron cualquier noción de la también muy que podría haber transportado con una concentración excesiva en turnos sedosos y formas shirtwaister. Diseños iconografía y tatuaje religiosos por el tatuador L.A. Alex Garcia permeado a lo largo. El diseñador explicó que se conocieron cuando, “Fue para un tatuaje pero se acobardó”.
Holanda podría ser desvergonzadamente estriado a través de los años noventa, pero su conexión personal con esta colección hizo entrañable. También emocionalmente resonó con su base de clientes. Pixie Geldof, amigo y admirador máxima de Holanda, ha declarado tras el show: “Fue todo de mis Romeo Julieta fetiches realidad!” Introduzca Harry Styles izquierda y verá el poder de romance adolescente global en su forma actual. No es de extrañar que sus cerebros de juergas en 1996.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A catwalk covered in fluffy purple clouds with a towering mirror backing—could this be a reference to purple drank? It’s such an inventive use of cough syrup, and Henry Holland does like a drug reference (remember last season?). But the evening’s soundtrack of lazy, spun-out hip-hop came not from the southern U.S. but from nineties-era L.A. and was evocative of Holland’s teenage memories. Those memories also informed his choice to base his latestHouse of Holland collection around Baz Luhrmann’s film version of Romeo + Juliet. Made in 1996 when Holland was 13, it was prime fodder for the unfused, romantic teenage brain. “It is really a love letter to that film,” as Holland himself put it. The only drug on offer was that of over-hormonal teenage love.

What Holland merged together here were an idea of chola girl gangs with the feuding boys of the film; he had researched documentary photography of such girls in the Los Angeles of the nineties and wanted the idea to reflect the Mexico City of today. Not for these girls the Juliet role—they were more the John Leguizamo-as-Tybalt types. They even had tooled and painted leather holsters; this time keys and phones were toted rather than guns. The collection was best in its tougher aspects: the use of rough chino for dresses; a baseball-top minidress; “the wrong denim,” as the designer put it, in light blue inset with lace, but in boyish shapes. His “toxic gingham” pieces also stood out; they eliminated any notion of the too-pretty that could have been conveyed with an overconcentration on silky shifts and shirtwaister shapes. Religious iconography and tattoo designs by the L.A. tattooist Alex Garcia permeated throughout. The designer explained that they met when, “I went for a tattoo but chickened out.”

Holland might be unashamedly rifling through the nineties, but his personal connection to this collection made it endearing. It resonated emotionally with his client base, too. Pixie Geldof, friend and ultimate fan of Holland, declared after the show: “It was all of my Romeo + Juliet fetishes come true!” Enter Harry Styles stage left and you see the power of global teen romance in its present form. No wonder it addled their brains in 1996.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s